Croquetas de brócoli

¿Alguien tiene un niño que emana sudor frío cuando ve un brócoli? Seguro que sí. Pues estas croquetas son una solución para que coma tan denostada brasicácea. ¡Eso sí! Hay que convencerlo que realmente no saben a brócoli (¡lo que hay que hacer por un hijo!)

Ingredientes para unas 20 croquetas (o 12 croquetones):

  • 1 brócoli mediano (del tamaño de la cabeza de un chiquillo)
  • 1 trozo pequeño de puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • sal y pimienta.

Para la bechamel:

  • 250 ml. de leche
  • 25 grms. de mantequilla
  • 25 grms. de harina de trigo

Para el rebozado:

  • 2 huevos
  • pan rallado
  • aceite de oliva virgen extra

Empezamos escaldando las cabezas del brócoli (que son las flores, en realidad), en agua hirviendo con sal durante 5 minutos. Los tallos los podéis guardar para otra elaboración (caldo, crema, etc.). Cuando estén tiernas las sacamos del agua, las picamos y las reservamos.

En una sarten o cazuela amplia, derretimos la mantequilla y doramos los ajos y el puerro, picados muy finos. Cuando esté dorado, añadimos una cucharadita de pimentón (removiendo para que no se queme) y el brócoli picado. Salpimentamos y rehogamos unos minutos.

Añadimos ahora la harina y removemos hasta que se tueste un poco. Veréis que se pone de un tono amarillento. ¡No dejéis que se queme!. Acto seguido añadimos la leche, que previamente habréis calentado un poco. Ahora toca remover hasta que empiece a espesar.

Ponemos el fuego a media potencia y cocemos durante 10 o 15 minutos, removiendo para que no se agarre, hasta que veamos que va cogiendo consistencia. No debe quedar muy espesa, ya que cuando enfríe se compactará aún más la masa. Una vez terminado, pasamos a un recipiente y cubrimos con papel film. Aseguraos que el papel toca toda la superficie de la masa, para que no se seque.

Vamos ahora formando las croquetas, del tamaño que más os guste, y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Ponemos abundante aceite en una sartén y las vamos friendo. No hagáis muchas a la vez para que la temperatura del aceite no baje mucho.

Os deben quedar crujientes y doradas por fuera y cremosas por dentro.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario